El primer viaje de papá

Young mother with baby on the beach

Hola niñas!

La verdad es que este post surgió a raíz de que mi esposo se fue de viaje por trabajo hoy y nos dejó solitos a Sebastián y a mí. ¿Y saben que? La sufrí horrible. Todo el día estuve de malas, me desquité espantoso con Sebastian, tuve cero paciencia con el y lo peor del caso es que pudo haber sido un día increíble de los dos.

Todo empezó en la madrugada cuando me desperté a darle de comer a mi gordito (El cual estoy super feliz de anunciar que ya duerme 10 horas, y creo que no duerme más porque se empapa diario de pipí HELP!) como a las 4 de la mañana le dí de comer y no se quiso quedar en su cuna así que lo pase a mi cama y nos dormimos un buen rato juntitos. Cuando mi esposo se despertó a las 5 de la mañana claro que estábamos en el quinto sueño y no nos pudimos despedir bien. Cuando nos despertamos los dos huevitos tibios como a las 7:30 hablamos 2 minutos por teléfono con papá porque ya iba a despegar su vuelo. Ahí empezó mi mal humor, a mi me encanta hablar con mi esposo a todas horas, de verdad no me canso de el. Y cuando no puedo les juro si me afecta.

A partir de ahí Sebastián no quería comer (Nursing Strike, hablo de esto en otro post) y mi paciencia se fue haciendo cada vez más corta. No quería dormir, no quería comer y lo peor es que sólo quería que lo apapachara porque el también extrañaba a papá. Me platicaba y se reía y a mi no me calentaba ni el sol. Así estuvimos todo el día hasta la tarde que se durmió como 4 horas seguidas mi chiquito y ni eso me dio gusto.

Al final del día ya medio que empezaba a tranquilizarme porque ya le tocaba el baño y es su parte favorita del día, todo iba super bien hasta que lo deje 2 segundos en la cama para checar el agua de la tina Y SE RESBALO HASTA EL SUELO. Gracias a dios no pasó nada y sólo fue el susto, se pegó un poco en una rodillita y la frente la tenía roja pero no le dolía la cabeza cuando la tocaba. En ese momento me solté a llorar porqué era la peor mamá del mundo y lo peor del caso es que el ni siquiera lloro. Se asusto un poco y si lloro pero en el momento en que lo cargue se calmo y empezó a platicarme como si nada hubiera pasado. Le hablé al pediatra y le conté lo que había pasado, por supuesto que después de la regañiza del siglo me dijo que no me preocupara que si no vomitaba y estaba tranquilo y lo veía normal no me angustiara. En ese momento salieron mi mamá y mi hermana disparadas a mi casa a ver si el bebé estaba bien y yo por supuesto que no podía de la angustia.

Para no hacer el cuento largo Sebastián estaba perfecto, ¿Y yo? Era un mar de lágrimas, me di cuenta que ya no era la misma persona de antes de tener a mi bebé. Que no podía dejar que porque mi esposo no estaba o no había hablado con él me desquitara con un chiquito que no tenía la culpa de nada. A veces las mamás también nos dejamos llevar por las emociones pero al final del día no podemos dejar que eso afecte a nuestros bebés.

Sebastian: prometo que el día de mañana cuando papá tenga que salir otra vez de viaje, va a ser un día super especial para los dos. Vamos a disfrutarlo como nunca y no voy a dejar que el que papá no este te vuelva a afectar. Te amo con todo lo que tengo en el cuerpo mi chiquito.

Y a ustedes, ¿Les ha pasado alguna vez? ¿Se han dejado llevar por las emociones tanto que la vida les tuvo que poner un hasta aquí?

Platíquenme aquí abajo o en mis redes sociales

Besos,

Domenica

One thought on “El primer viaje de papá

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s