Hacer las paces la lactancia y de paso con el biberón

Post

Hola!
He querido escribir de este tema desde hace un tiempo porque que a pesar de que vivimos en una sociedad mucho más abierta e incluyente, es cierto que también nos juzga por no hacer lo que está bien visto en esos momentos.

Hoy quiero que hagamos las paces con el biberón, porque a pesar de que la lactancia es la mejor opción según todos los expertos, hay veces que no es la mejor opción para todas las mujeres. Existen mujeres que lloran, sufren y no toleran la lactancia, otras muchas que por cuestiones médicas tampoco les baja la leche y no hablemos de las que por necesidad no pueden estar con su bebé todo el tiempo y deben de recurrir a un biberón o quizá que tuvieron que complementar con fórmula. ¿Acaso eso las hace peores mamás? O peor tantito ¿Un fracaso como mujeres? Hoy en día creo que a los ojos de todas esas mujeres que tuvieron una lactancia exitosa sí lo son. Por eso escribo este post, para hacer las paces con el biberón y reivindicar a esas mujeres que por distintas razones decidieron/quisieron/pudieron no darle pecho a sus bebés, no las hagamos víctimas de críticas y de juicios. Al final del día como siempre lo he dicho debemos seguir nuestra intuición, y saber que estamos haciendo lo mejor para nuestro bebé. ¿Y les digo algo? No podemos hacer algo más, porque si pudiéramos hacer algo mejor, lo haríamos.

A pesar de estar 100% a favor de la lactancia, y que yo llevo dando pecho 4 meses, hay veces que le he dado biberón a mi bebé. Que a pesar de que he tratado todo para darle solo pecho de vez en cuando Sebastian no quiere tomar de el, o no se llena con lo que tengo y he tenido que darle fórmula después. ¿Eso me hace mala mamá? ¿Buscar la mejor solución para que mi bebé crezca sano y no se quede con hambre? Desde que nació mi bebé siempre he tenido esa duda en mi cabeza, enjuiciándome como mamá. Y estoy segura de que no soy la única. Es horrible que todas las mamás cuestionemos si hacemos las cosas bien o no basadas en las opiniones de las demás, de lo que pensarán el doctor, mis amigas, mi mamá, la sociedad en general, en lugar de ver si tu bebé está sano, es feliz y crece mes a mes. Me encantaría que a partir de hoy fuéramos más compasivas y comprensivas, que en lugar de juzgar entendiéramos y en lugar de criticar, aplaudiéramos el trabajo de todas, sí de todas las mamás del mundo.

Por eso hoy quiero hacer las paces con la lactancia y de paso con el biberón: Pido una disculpa por juzgar y hablar mal, por frustrarme por una toma sin pecho, agradezco el alimento para mi bebé sin importar de donde provenga que hace que crezca sano y feliz y que gracias a que existe el biberón puedo salir de vez en cuando a algún lugar sin Sebastian. Le agradezco a mi cuerpo todo el esfuerzo que hace por generar la leche suficiente para él, y está bien si no he podido dar más. Y por supuesto, me perdonó y prometo no ser tan dura conmigo, se que al final soy la única y perfecta mamá para Sebastian.

Besos,

Domenica

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s