Ser mamá en la era de Instagram y no morir en el intento…

Hay un millón de cosas increíbles de vivir y ser mamá hoy en día como por ejemplo que la información está al acceso de todo el que quiera, que tenemos una cámara profesional al alcance de tus manos las 24 horas del día, la redes sociales y sobre todo la tecnología. Pero al igual que tenemos acceso a todas las cosas positivas también estamos expuestos a las negativas.

En un mundo en donde lo primero que haces al levantarte es meterte a las redes sociales y para ser más específica a Instagram es muy difícil no perderse de vez en cuando. Todo el tiempo estamos expuestas a información, imágenes, blogs, y gente famosa que pueden afectar nuestras vidas de manera positiva y negativa. El ver blogs e imágenes de gente con “vidas perfectas” y las pongo entre comillas porque de verdad por más que tengan una vida padrísima y que sea justo lo que quieren nadie, repito, n-a-d-i-e tiene una vida perfecta. Siempre hay problemas, cosas que nos gustaría cambiar y algo que deseamos y no tenemos. Pues el ver a todas estas personas que exponen una vida perfecta, nos afecta y bajonea horrible, por lo menos a mi sí.

A veces no comprendemos que lo que nosotros proyectamos en un blog o en nuestras redes sociales puede tener un impacto enorme en la vida de las demás personas, por eso debemos de ser super cuidadosas con lo que subimos y sobre todo a quienes seguimos. Aparte de todo esto, se nos olvida que la vida que proyectamos todos (sí, absolutamente todos) en las redes sociales es una parte editada, pensada y planeada de nuestra vida en realidad. Todos alguna vez hemos editado una foto, hemos pedido que nos tomen una foto posando e incluso hemos puesto algo en lo que no estamos 100% de acuerdo. Y para acabar de complicar esta situación cuando vemos las redes sociales de las demás personas no procesamos que no es su vida real, entonces empiezan las comparaciones, los estándares altísimos que nos ponemos de una vida perfecta, e incluso la depresión.

Desde antes de empezar este blog, cuando estaba embarazada, me acuerdo que seguía miles de cuentas de mommy bloggers y de famosas en la misma etapa que yo, y que horror como me comparaba. Si fulana engordó solo 9 kilos, si tal tiene una mejor carriola, si ella hace ejercicio y yo no, si la otra se fue a Houston a comprar tal. De verdad no saben todo lo que pasó por mi cabeza, les juro nada era suficiente para mí. Si compraba la carriola de mis sueños ya no me sabía igual porque ya quería la que tenía una mommy blogger, ya empezaba a distorsionar mi realidad y todos mis estándares. Y ahorita que soy mommy blogger peor, porque estoy expuesta a 400 marcas, 400 cuentas, 500 mommy blogs y ya no sabes ni que es lo mejor ni que es lo que realmente quieres tú. Muchísimas veces me ha pasado que estoy necia con que quiero algo y al final me siento a reflexionar de porque quiero eso y es para competir con alguien que 1. Ni me conoce y 2. Ni le importa y ultimadamente a mí menos.

Vivir en este mundo de Instagram es super difícil si no tienes claro quien eres, e incluso a veces aunque lo tengas claro te puedes perder. Las invito a de verdad reflexionar sobre las cuentas que siguen y también a reflexionar lo que ustedes suben a sus redes sociales. Se que el decir y pedir que seamos más reales y auténticas en las redes sociales es complicado y que es difícil de lograr, pero lo que si podemos hacer es comenzar a discernir y realmente separar lo que queremos en nuestras vidas y a quien queremos de ejemplo en Instagram o Facebook. No todas las cuentas son iguales, ni todas expresan ni transmiten las mismas cosas, tratemos de buscar gente que nos llene, que nos haga mejores personas y que sus valores se asimilen a los nuestros, por ejemplo: si no son mamás fit y de verdad les causa estrés y preocupación su peso y figura, no sigan mujeres que hacen ejercicio todo el día y tienen un cuerpazo, porque lo único que va a pasar es que se van a frustrar. No porque sea malo ser una mamá fit ni porque transmitan una imagen negativa sino porque no va de acuerdo a ti. Mejor, busquen cuentas que tengan cosas en común con ustedes, que les transmitan cosas positivas y las llenen de energía y no de frustración. Y no solo eso, de verdad empecemos a darle menos importancia a las cosas que vemos en instagram o facebook, comencemos a vivir sin compararnos ni aspirar a una vida que queremos solo porque alguien más la tiene.

Vamos a usar las redes sociales para empoderarnos e inspirarnos a ser mejores día a día. Espero que por lo menos en mi cuenta encuentren esa inspiración y empoderamiento en lugar de bajonearlas.

¿Ustedes qué hacen para no perderse en este mundo de las redes sociales?Platíquenme en mis redes sociales o aquí abajo en los comentarios.

Besos,

Domenica

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s